Publicamos en el sitio web de la Asociación el estudio Miedos, retos y expectativas en tiempos de pandemia. ¿Cómo lo han vivido los jóvenes de las Escuelas de Segunda Oportunidad? llevado a cabo por un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid (Luis Aymá González, Celia Camilli Trujillo, Mónica Fontana Abad, Irene García Sinausía), con la colaboración de Porticus y Fundación Nous Cims.

El método de investigación que se ha seguido se enmarca dentro de la investigación cualitativa. Participaron en el estudio 11 de las 43 E2O en España con 180 estudiantes que, a través de la foto-elicitación y narrativas individuales y grupales expresaron la experiencia vivida como consecuencia de la pandemia. Por tanto, un total de 432 documentos fueron analizados, que incluyen las narrativas personales con sus respectivas fotos y también la sesión colectiva con cada entidad.

Los principales resultados indicaron que las primeras 10 palabras más frecuentes fueron pandemia (18,2%), casa (14%), familia (14%), COVID (12,6%), salir (8,4%), vida (7%), momento (5,6%), confinamiento (5,6%), futuro (5,6%) y mascarilla (5,6%).

En cuanto a las consecuencias de la pandemia, las y los jóvenes expresaron preocupación con respecto a la pérdida de puestos de trabajo, el aumento de la corrupción, el incremento del costo de la vida, el deterioro del sistema sanitario, la falta de desconexión personal en el uso de las pantallas, aislamiento y encierro, y en general, el deterioro de la calidad de vida siendo el miedo uno de los sentimientos que prevaleció aunque también hubo espacio para reconocer la labor de los sanitarios y la solidaridad entre vecinos. Asimismo el proceso de enseñanza-aprendizaje se vio afectado y entre los aprendizajes mencionaron el lavado de manos y las medidas de distanciamiento social.

No obstante, la pandemia también supuso grandes oportunidades como conocerse, quererse y respetarse a uno mismo, aprender a estar solo, comprender qué es la vida, a ser más responsables y precavidos y a pensar en los demás. Los y las jóvenes aprendieron nuevos oficios, a valorar el tiempo en familia, a reflexionar sobre el propio proyecto de vida y de la necesidad de un mayor tiempo personal. Pero, entre la falta de oportunidades, conseguir un empleo, el cambio vertiginoso de las necesidades del mercado laboral o una mayor exigencia entre las notas y los estudios a los que se puede aspirar.

Accede al estudio completo

Deja una respuesta